¿Por qué el aceite de oliva virgen extra es el mejor para nuestra salud?

Las numerosas cualidades salutíferas del aceite de oliva virgen extra son avaladas por expertos y nutricionistas. Desde Olis Bargalló también recordamos que el OOVE es el mejor pero, ¿por qué?

El aceite de oliva extra es el que se elabora con las mejores aceitunas, un zumo natural de oliva que se ha obtenido directamente de la oliva por procedimientos mecánicos. No intervienen procesos de refinamiento ni ningún tipo de aditivo. Además, es un aceite sin defectos, y su acidez máxima és del 0,8%. 

Un aceite que destaca por su riqueza en ácido oleico, tocoferoles, hidroxitirosol y fitoesteroles. En cuanto a sus calidades para nuestra salud se pueden resumir en las siguientes: 

  • El ácido oleico reduce el colesterol LDL y aumenta el colesterol HDL.
  • Contiene vitaminas K, que protegen las neuronas cerebrales, creando una prevención contra el Alzheimer. 
  • Es rico en vitaminas E, las cuales nos dan propiedades antioxidantes.
  • Contiene carotenoides, las cuales actúan como precursores de la vitamina A, un gran antioxidante. 

Otros aceites saludables

Uno de los últimos estudios que avalan estas calidades lo ha realizado el Instituto de la Grasa (IG). Este centro de investigación adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha llevado a cabo un estudio -publicado en la revista Nutrientes- en el cual propone un nuevo sistema de puntuación para evaluar la calidad nutricional de los aceites y las grasas comestibles. En este estudio, el CSIC ha evaluado 32 aceites y ha concluido que el aceite de oliva virgen extra ocupa el 1º lugar con una puntuación de 100. Una grasa que destaca por su superior calidad, mayor contenido de antioxidantes y mejor preservación de las características organolépticas.

Detrás del aceite de oliva virgen extra se sitúan con un triple empate tres grasas comestibles: el aceite de oliva refinado, el aceite de orujo de oliva y el aceite de lino, todos con 86 puntos. Además, el estudio del CSIC revela que todos los aceites vegetales, excepto la margarina y el aceite de coco, tienen una puntuación por encima del 50. El resto de grasas animales -excepto la grasa de pescado- evaluadas tuvieron puntuaciones por debajo de 50.